Logo Porcelanosa blog

09/01/2020

Teresa Sapey: “Los espacios tienen personalidad propia como las personas”

Especializada en la arquitectura del no- lugar y en dotar a los espacios de sentimientos, la reconocida diseñadora ha difundido su lenguaje artístico por medio mundo a través de los colores vivos, la decoración ecléctica y la imperfección funcional.

por

Porcelanosa Grupo

Como si de una obra de arte se tratase, Teresa Sapey (Cuneo, Italia, 1962) se enfrenta a los proyectos desde una visión artística. Los colores enérgicos, la dimensión de la luz y los edificios con “sentimientos” propios definen gran parte de su obra. En ella se abarca desde el diseño de mobiliario o producto hasta el diseño de interiores, espacios urbanos, hoteles o reformas de vivienda.

Fundó Teresa Sapey+Partners (su propio estudio de arquitectura) en 1990 y desde él ha ejecutado alguno de los proyectos más reconocidos de su carrera. Es el caso del parking del Hotel Puerta de América en Madrid (un edificio que también incorporó las reconocidas firmas de Jean Nouvel, Zaha Hadid, Arata Isozaki o Norman Foster), el aparcamiento subterráneo de la Plaza Pedro Zerolo de Madrid, la tienda Custo Barcelona de Madrid (con la que ganó en 2005 el Premio de Arquitectura de Interiores de la Comunidad de Madrid), el Hotel Pau Hotel Room Mate de Barcelona, el hotel Nhow en Marsella, el Sky Lounge del Hotel Indigo en Madrid, el patio interior del Hotel Santa Bárbara en Madrid o el Room Mate Bruno Hotel en Róterdam (Holanda).

Actualmente está trabajando en un hotel de montaña en Italia y a finales de febrero estrenará la nueva sala VIP de ARCO (Feria Internacional de Arte Contemporáneo celebrada en Madrid). En 2019 también participó en en el diseño de la nueva tienda Gancedo en Madrid, en ella incluyó alguna de las colecciones Premium de Porcelanosa Grupo.

Licenciada en Arquitectura por la Universidad Politécnica de Turín (1985), Sapey también cursó el Grado en Bellas Artes en la Parson School of Design de París y un máster en La Villette. “Madame Parking” (así la bautizó el arquitecto francés Jean Nouvel) se ha especializado en la arquitectura del “no-lugar”, aquella que dignifica las zonas de paso convirtiéndolas en espacios funcionales, prácticos y de uso común.

Sus diseños, trajes a medida cosidos con colores vivos como el naranja sapey, la imperfección y el eclecticismo, reflejan ese lenguaje propio basado en la microarquitectura y maxiarquitectura. Dos estilos con los que la diseñadora ha escrito la nueva realidad plástica y social de nuestro tiempo.

“El buen diseño es todo lo que tiene función y valor estético”

P: Se enfrenta a los espacios desde una visión 360. Arquitecto, diseñadora, interiorista, profesora… Desde esta perspectiva, ¿cómo definiría la arquitectura?

R: La arquitectura es sinónimo de la vida y de la calidad de vida. Es mucho más que una disciplina, es un lifestyle completo donde se implican muchas especialidades.

P: ¿Se considera más artista que arquitecto? (se ha definido en alguna que otra ocasión como artista del espacio)

R: Totalmente, soy una mezcla de las dos. Soy efímera, he estudiado las dos carreras, Bellas Artes en la Parson de París y Arquitectura en la Politécnica de Turín y tengo la gran suerte de vivir de la unión de las dos. Soy arquitecto-artista o artista-arquitecto.

P: ¿Qué es diseño?

R: Bueno, al diseño le añadiría “buen”. Buen diseño es todo lo que tiene función, pero también valor estético. La función sin arte es un objeto cotidiano y una idea sin función es una obra de arte.  La simbiosis entre los dos es diseño.

P: ¿La arquitectura es un relato, una manera de contar historias?

R: Yo siempre cuento historias, cuento la vida de hoy y de mañana pero que he vivido ayer.

P: Ha hablado en alguna que otra ocasión de dignificar el espacio, de otorgarle personalidad y autonomía propia. ¿Cómo se consigue esto?

R: Es muy importante no rellenar el espacio, o no moldear el espacio. Preguntarse para qué servirá el espacio, a quién va dirigido y para qué se hace la intervención. Una vez que defines el resultado final del espacio, tienes que tener en cuenta todos los factores que influyen en un proyecto: altura, luz, posición geográfica, cliente, budget, uso, y también el mensaje que se quiere transmitir con ese espacio. Como veis no he dicho estética, este es quizás el último factor a tener en cuenta.

“Es muy importante preguntarse para qué servirá el espacio y a quién va dirigido”

P: Para usted, qué es más importante en un edificio ¿el volumen o el color?

R: El color tiene volumen, van juntos mano a mano.

Galería de fotos

P: ¿Le gusta hablar de tendencias o de movimientos?

R: Me gusta hablar de cambio de vida. La sociedad cambia, el mundo cambia, y la arquitectura cambia con la vida.

P: Su reconocimiento vino por el diseño del parking del hotel Puerta de América en Madrid. En ese proceso compitió con Norman Foster o Jean Novel. ¿Qué supuso ese proyecto en su carrera y en esa visibilidad de la mujer dentro del mundo de la arquitectura?

R: No competimos, compartimos, y fue una experiencia única en mi vida que no creo vuelva a repetir porque alguno de ellos no está, como la gran Zaha Hadid.  Dicho esto, cambió mi carrera profesional porque me dio una visibilidad mundial y 360º y además por ser una mujer que hacía un aparcamiento usando el color como materia. Cuando trabajo me siento arquitecto y no arquitecta, no creo que la profesión tenga sexo.

P: ¿Se puede hablar de una arquitectura femenina o feminista?

R: Se puede hablar de arquitectura femenina evidentemente, igual que se puede hacer con arquitectura masculina, pero feminista no. No lo he oído nunca. 

P: ¿Qué significado tiene en su carrera los espacios públicos y cómo se enfrenta a proyectos de estas características?

R: Los espacios públicos son una grandísima oportunidad de diseñar. Llegan a un colectivo grande de usuarios y además tienes que pensar que al estar utilizando “nuestro dinero”, el dinero público, tienes que invertirlo muy bien. No solo es importante el resultado estético sino el mantenimiento del proyecto. Ojalá pueda volver a colaborar en algún proyecto público.

“Gio Ponti ha sido una gran inspiración en mi carrera y hace poco le rendí homenaje con un edificio de viviendas inspirado en su trabajo en Venezuela”

P: También tiene una faceta docente. ¿Ha aprendido más en las aulas o frente a una maqueta?

R: En las aulas sin duda, con la gente y cada vez más con los jóvenes. Es como la ósmosis, yo tengo que recibir para dar, hasta ahora que yo sepa las maquetas no hablan.

P: ¿Por qué decide instalarse en Madrid tras haber vivido en Turín o París?

R: La vida me trajo aquí y ya me siento madrileña de adopción.

P: Para usted, ¿qué tres cualidades debe tener una casa de diseño?

R: No parecer de diseño, tener personalidad y ser vivida.

P: ¿Pueden los espacios tener sentimientos si son inertes?

R: Claro, los espacios pueden comunicar, pueden hablar y además tienen personalidad propia como las personas. No es solo la estética, pero tiene un ADN total.

P: ¿Cuál es el principal reto al que debe enfrentarse la arquitectura del futuro?

R: Debe respetar el planeta (ser sostenible), perdurar, ser compartida y ser accesible.

P: ¿La sostenibilidad arquitectónica debe regularse por ley para su obligado cumplimiento? ¿Qué papel juegan los arquitectos y diseñadores en ese cambio de modelo urbanístico?

R: No es un cambio de modelo, cualquier buen profesional siempre ha sido sostenible.

P: ¿Su proyecto fetiche?

R: Los hoteles.

P: Ha hecho casi de todo, pero… ¿tiene algún proyecto pendiente?

R: Una bodega.

P: Si tuviera que dar un consejo a los jóvenes arquitectos, ¿cuál sería?

R: Dibuja a mano alzada, el lápiz es el instrumento que conecta la mente al cerebro. Aprende a hacer croquis.

P: ¿Se considera un arquitecto pop?

R: No, porque entonces estaría pasada de moda. Me considero un arquitecto up.

P: ¿Cuál es su arquitecto de referencia? ¿Cómo le ha rendido homenaje en su obra?

R: Gio Ponti ha sido una gran inspiración en mi carrera y hace poco le rendí homenaje con un edificio de viviendas inspirado en su trabajo en Venezuela. También Carlo Mollino, hay muchas citas directas o indirectas en mi trabajo a sus obras.

P: ¿En qué proyecto se retó a sí misma?

R: Me reto siempre en todo, no hay proyecto mejor o peor. Siempre digo que el mejor es que no ha llegado todavía, el que haré en un futuro.

P: Igual que sucede con la pasta, ¿en la arquitectura cuánto menos añadidos lleve mejor?

R: Evidentemente, sino se convierte en un muestrario, no en arquitectura.

P: ¿En qué proyectos está trabajando ahora?

R: Un hotel de montaña en Italia, un par de showrooms de marcas en Italia y España y una residencia en Mónaco.

P: ¿Utiliza el mismo lenguaje en el ámbito arquitectónico que en el de interiorista?

R: Es que todavía no sé dónde acaba uno y empieza el otro. Un buen arquitecto sabe diseñar interiores y un buen interiorista sabe diseñar espacios. Justamente por esto he mencionado a Gio Ponti que diseñaba desde edificios hasta cubiertos.

P: ¿A qué lugar o ciudad acude para buscar inspiración?

R: Milán.

Galeria